Iglesia Hospital de la Caridad

Calle Temprado, 3

Horario:
De lunes a Sábado 9:00 a 13:00 y
de 15:30 a 18:00
Domingo de 9:00 a 13:00

La Hermandad de la Caridad tiene sus orígenes en la Edad Media, y se fundó con fines humanitarios. Se dedicaba a enterrar a los ahogados en el río y a los condenados a muerte.


Su iglesia, de estilo barroco, es obra de Pedro Sánchez Falconete, que la comenzó, y la finalizó años más tarde Leonardo de Figueroa. En la decoración de esta iglesia trabajaron los mejores artistas de la época: Bernardo Simón de Pineda, quien realizó los retablos; Pedro Roldán las esculturas; y también podemos ver pinturas de Murillo y Valdés Leal. El hospital está construido sobre las antiguas atarazanas mandadas construir por el rey Alfonso X el Sabio. En esta institución tuvo un papel muy importante D. Miguel de Mañara, que procedía de una rica familia italiana asentada en Sevilla. Se dice que Tirso de Molina se basó en su vida para escribir "El burlador de Sevilla" y más tarde Zorrilla para escribir "Don Juan Tenorio". Fue hermano mayor y le dio un gran impulso a la institución. En la iglesia podemos ver cuadros de Valdés Leal, "Las Postrimerías", considerados como sus obras maestras. Y los cuadros que Murillo pintó sobre las obras de misericordia, pero de las que desgraciadamente solo quedan dos. Las otras están repartidas por diferentes museos extranjeros. Esta iglesia es uno de los muchos ejemplos del estilo barroco tan extendido por nuestra ciudad.

El hospital de los Venerables Sacerdotes fue fundado por el canónigo Justino de Neve en 1675 para residencia de venerables sacerdotes ancianos, enfermos o transeúntes. El edifico consta de dos plantas y está integrado por el templo y lo que fuera residencia. Esta función la perdió hace algunos años. Desde 1991 los Venerables, como popularmente se conoce, es sede de la Fundación Focus (Fondo de Cultura de Sevilla). El edificio es uno de los más importantes del barroco sevillano y es obra de Leonardo de Figueroa. Este hospital se articula en torno a un gran patio al que se accede a través de un apeadero. De la iglesia, de una sola nave cubierta por bóveda de medio cañón con lunetos y arcos sajones, y en el crucero tiene una cúpula encamonada, hay que destacar su decoración pictórica mural, realizada por Valdés Leal y ayudado por su hijo Lucas Valdés. Valdés Leal pintó los frescos de la cúpula y su hijo los muros alusivos al misterio sacerdotal. El retablo mayor está presidido por un gran lienzo donde se escenifica la última cena de Cristo, obra realizada por Lucas Valdés. También contiene esculturas de gran valor, como las de San Fernando y San Pedro realizadas por Pedro Roldán, y la de San Esteban obra de Martínez Montañés. También hay que destacar la cúpula sobre la escalera que sube desde el patio a la planta alta, pintada por Lucas Valdés.